las posibilidades son infinitas










(Fuera llueve. David se levanta de la cama y deja a Keith durmiendo. Lleva pantalones de pijama y camiseta. Ve a su padre fumando un cigarrillo, apoyado en el marco de la puerta abierta de la terraza. Se acerca. Hace frío. Se abraza a sí mismo y se frota los brazos para entrar en calor.)

David Fisher: Qué bien… Justo lo que necesita mi buganvilla…
Nathaniel Fisher: Has sido muy valiente.
D. F.: No creas, había un guardia.
N. F.: No importa. Estoy orgulloso.
D. F.: Pensé que así me liberaría… Pero no ha cambiado nada. Excepto que ahora sé que está realmente loco.
N. F.: No comprendes la cuestión.
D. F.: No hay nada que comprender… Ésa es la cuestión, ¿verdad?
N. F.: No me vengas con basura existencial. Espero algo más de ti. La cuestión está delante de tus narices.
D. F.: Bueno, lo siento, pero no la veo.
N. F.: Ni siquiera estás agradecido.
D. F.: ¿Agradecido? ¿Por la peor experiencia de mi vida?
N. F.: Te agarras a tu sufrimiento como si significase algo, como si mereciese la pena. Y no merece la pena. Olvídalo. Las posibilidades son infinitas y tú sólo te lamentas.
D. F.: ¿Y qué es lo que se supone que tengo que hacer?
N. F.: ¿Tú qué crees? ¡Puedes hacer lo que quieras, idiota! ¡Estás vivo! ¿Qué es un poco de sufrimiento comparado con eso?
D. F.: No puede ser tan simple.
N. F.: ¿Y si lo es?


Nancy Oliver: A dos metros bajo tierra, temporada 4, capítulo 12.




Foto: Lindos, Rodas, Grecia




0 comentarios :

 

Creative Commons

Creative Commons
Las imágenes de este sitio fueron tomadas por Gloria G.M. y Juan Medina.

Flickr Photostream

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de juanbdj. Crea tu propio módulo aquí.
Juan Medina
Profesor de Teoría Económica
Universidad de Extremadura

Montaigne by Zweig