ella le acompaña


Todo en el mundo es luz y sombra
pero a él la sombra le siguió
más que la luz y oscurecía
de igual modo un suceso alegre
que el reposo entre dos abrazos.
Ese aire gris sobrevolaba
sus pensamientos día a día
y le acosó por las ciudades
por los hoteles y sus camas
manteniéndole prisionero
del insomnio y la soledad.
Tan sólo el humo del otoño
o la ebriedad o una pasión
le apartaban ciertos momentos
de una suerte sin caridad.
Pero ya ella le acompaña
cuando bebe y respira el humo
y le desviste y se desviste
para que habite entre su luz.

José Agustín Goytisolo: “Para que habite entre su luz”, en La noche le es propicia.


1 comentarios :

Marisa dijo...

Cuando las sombras grises te persiguen sólo hay que conducirlas hasta un rincón de luz para que clareen.
Buena selección poética.
Un saludo.

 

Creative Commons

Creative Commons
Las imágenes de este sitio fueron tomadas por Gloria G.M. y Juan Medina.

Flickr Photostream

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de juanbdj. Crea tu propio módulo aquí.
Juan Medina
Profesor de Teoría Económica
Universidad de Extremadura

Montaigne by Zweig