el curso de una vida (Lars Gustafsson / Ian McEwan)










Una mañana de domingo me desperté junto a Kerstin, en su casa, y en seguida nos pusimos a reñir por algo, ya no recuerdo por qué. Era una bellísima mañana de domingo. Kerstin vivía en la calle de Höstra Aga, enfrente del castillo, ese castillo que tan irresistiblemente hermoso parecía por la mañana. Salí a recoger el Dagent Nyheter, que solían meter por debajo de la puerta. Corría justo por entonces esa parte de la primavera en que los periódicos comienzan a anunciar trajes de baño; me acuerdo de esto porque, volviendo a la cama, me fijé en que estaba lleno de anuncios de trajes de baño. En seguida recomenzamos la riña y ella me dijo algo que, por mucho que me esfuerzo, no consigo recordar, pero que me indujo a levantarme de la cama e irme de allí sin más.

Fue una cosa lamentable. Yo diría que buena parte de mi vida terminó allí.


Lars Gustafsson: Muerte de un apicultor






Cuando pensaba en ella, lo hacía con cierto asombro de haber dejado escapar a aquella chica del violín. Ahora, por supuesto, veía que la propuesta retraída de Florence era totalmente intrascendente. Lo único que ella había necesitado era la certeza de que él le hubiera dicho que no había prisa porque tenían toda la vida por delante. Con amor y paciencia -ojalá él hubiera tenido las dos cosas a un tiempo- sin duda los dos habrían salido adelante. Y entonces, ¿qué hijos no nacidos habrían podido tener oportunidades, qué niña con una diadema podría haberse convertido en un familiar querido? De este modo podía cambiarse por completo el curso de una vida: no haciendo nada. En Chesil Beach podría haber llamado a Florence, podría haberla seguido. No supo, o no había querido saberlo, que al huir de él, convencida en su congoja de que estaba a punto de perderle, nunca le había amado más, o con menos esperanza, y que el sonido de su voz habría sido una liberación para ella, y habría vuelto. Pero él guardó un frío y ofendido silencio en el atardecer de verano y observó la premura con que ella recorría la orilla y cómo las olitas que rompían acallaban el sonido del avance trabajoso de Florence hasta que sólo fue un punto borroso y decreciente contra la inmensa vía recta de guijarros relucientes a la luz pálida.


Ian McEwan: Chesil Beach





Foto: Estocolmo, Suecia



0 comentarios :

 

Creative Commons

Creative Commons
Las imágenes de este sitio fueron tomadas por Gloria G.M. y Juan Medina.

Flickr Photostream

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de juanbdj. Crea tu propio módulo aquí.
Juan Medina
Profesor de Teoría Económica
Universidad de Extremadura

Montaigne by Zweig